viernes, 24 de octubre de 2008

Premio Príncipe de Asturias


Hoy se entrega el Príncpe de Asturias a cuatro grupos de investigadores en África que pretenden acabar con la malaria, esa enfermedad que mata sobre todo a los pobres generando mayor pobreza. Entre ellos se encuentra el equipo que lideran Pedro Alonso y Clara Menéndez, científicos de Clínic de Barcelona. A todos ellos mis gracias por su labor en favor de la erradicación de la enfermedad que arrasa mucho países, pero entre los que destacan los africanos.
África es un continente que amo por la gran amabilidad de sus habitantes y por la inmensa riqueza cultural que nos aportan.
Gracias también porque su trabajo inspira parte de mi novela.

Asesinos de la humanidad


La OMS alerta de que el cambio climático exacerbará a los "grandes asesinos" de la humanidad -la malaria, la malnutrición y la diarrea- y en los países desarrollados, como España, provocará un repunte de las enfermedades respiratorias y alérgicas que puede generar un importante "estrés sanitario". La directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, María Neira, ha presentado en una rueda de prensa este plan, denominado "Agenda de Madrid", que persigue poner "la cara humana" al cambio climático que, más allá de destruir el medio ambiente, causará el recrudecimiento de pandemias y enfermedades en el planeta.
Las líneas anteriores son la reproducción de una noticia de la Agencia EFE publicada por La Vanguardia el pasado 9 de octubre. Me limito a copiarla porque por si misma ya es escalofriante. Las enfermedades mencionadas, malaria, malnutrición y diarrea, están hoy presentes en numerosísimos países del mundo y millones de personas fallecen año tras año debido a ello (cada 10 segundos muere un niño menor de cinco años de malaria). Claro está que eso sucede en el tercer mundo y a algunas cabezas del primero no les deben llegar los ecos de esas defunciones.
Me indigna oír que lo del cambio climático es un ciclo de la naturaleza que, muy sabia ella, se genera y regenera continuamente y ella sola devuelve las aguas a su cauce (un ex mandatario español dixit). A lo mejor hay que esperar a que esas aguas inunden al primer mundo para poner remedio, remedio que no estaremos a tiempo de implantar.

domingo, 19 de octubre de 2008