Mostrando entradas con la etiqueta Donald Trump. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Donald Trump. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de noviembre de 2016

EL POPULISMO ARRASA CUANDO ESTAMOS DESESPERADOS



La victoria de Donald Trump ha causado estupor entre muchas personas, incluidos algunos norteamericanos que salieron a manifestarse al día siguiente de las elecciones (debieron de salir a la calle mucho antes si tanto les preocupaba la posible victoria de Trump). ¿Es un demérito de Hillary Clinton o mérito propio?
Las cualidades de Clinton son muchas, a pesar de su aparente carácter serio, fue una excelente secretaria de estado y probablemente hubiera sido una gran presidenta pero su mensaje no ha calado entre los electores. Esos electores son los mismos que votaron a Obama, así que decir de ellos que son machistas, pueblerinos, ignorantes es despreciarlos de una manera poco democrática. Algunos añaden que se necesitan más escuelas y mejor instrucción, pero el argumento es absolutamente despreciable. Cada uno de nosotros tiene la formación que tiene, de ahí a decir que los que no votan lo que nosotros votaríamos son una pandilla de incultos hay un largo trecho.
Desde mi punto de vista, cuando las personas están desesperadas el discurso populista triunfa. EE UU ha mejorado mucho la economía durante el mandato de Obama, pero las clases con menos recursos no han visto que esa mejora les alcance. Un Trump populista que promete parar la emigración (menos puestos de trabajo, según ese mismo argumento), bajar los impuestos (otro recurso que siempre usa la derecha, aunque a la hora de la verdad se bajan a los que más tienen) y otros argumentos del estilo han hecho que la mayoría de los norteamericanos depositen su confianza en el candidato del discurso populista.
Ha ocurrido en EE.UU, ha ocurrido en España y ocurre y ocurrirá en las próximas elecciones venideras. La crisis no ha acabado de abandonarnos y el populismo hace crecer los votos en los caladeros de los cabreados.

Escrito para LA VOZ DE CASTELLDEFELS