sábado, 28 de mayo de 2011

Reflexiones dirigidas a la Señora Merkel

Carta a la señora Merkel
View more documents from África Lorente Castillo.


Tal cual (afirma otra trabajadora de SEAT).
Porque los diarios no cuentan que en Alemania la ley establece un mínimo de 20 días de vacaciones, pero que las empresas fijan lo que quieren. En Baviera y Baden Wüttemberg es estándar tener 30+ los puentes (que os aseguro que tienen un montón también especialmente en Mayo y Junio).
El sueldo de un ingeniero de AUDI que hace Project Management es de 54.000€ los Junior y hasta unos 80.000€ la gente con experiencia. Cierto es que pagan más impuestos, pero siguen cobrando mucho más.
- La gasolina es más cara
- La vivienda MUCHO más barata
- Los restaurantes: Cenar en una pizzería suele rondar los 12€. Aquí eso te lo gastas en la porción de pizza y la cola take-away.
- La ropa vale casi lo mismo
- La comida varia:Arroz más cara; productos Bio, bastante más baratos que aquí
- Nadie te mira mal por irte a casa a las 17h
- Está socialmente super aceptado que los viernes por la tarde la gente se vaya a casa a poco que entre semana hayas hecho alguna hora extra.

Etc.


domingo, 15 de mayo de 2011

EN BUSCA DE LA FELICIDAD


No sé si pudieron leer mi anterior artículo “Menos es más” del mes pasado, si no, búsquelo en la web de La voz: lavoz.cat. Aunque no es exactamente lo mismo, sigo en esa línea y quiero hablar de personas que abandonan un trabajo estresante para dedicarse a otro que le produce mayor felicidad y seguramente menores ingresos.
¿Vale la pena disponer de un gran coche de empresa, móvil última generación, tableta  digital y otros complementos a cambio de doce horas de trabajo en los que apenas se puede ver a la familia y los amigos? Un alto ejecutivo de la mayor empresa de publicidad de España ha respondido que no, y ahora se dedica a vender lencería ecológica, lleva a sus niños al colegio, comparte las tareas de casa y acaba la jornada laboral a las cinco de la tarde. Él dice que es mucho más feliz de esta manera. Gana mucho menos, pero afirma que se puede vivir bien con menos.
Otro caso: Un ingeniero de telecomunicaciones que harto de jornadas similares a nuestro anterior protagonista decide cambiar el rumbo de su vida poniendo una tienda de bicicletas en la que pasa las horas atendiendo a todo aquel que quiera comprarse una, arreglar la que tiene o participar en alguno de los circuitos que empieza a organizar (en este caso hablo de un ciudadano de Castelldefels). ¿Será tan feliz como se proponía haciendo algo que le gusta? Espero que sí.
Creo que, en la medida de lo posible, deberíamos dirigir nuestras vidas a vivirlas y no a consumirlas rodeados de los mejores y últimos elementos de consumo en detrimento de un poco más de felicidad.
Escrito para La voz de Castelldefels

jueves, 28 de abril de 2011

Discurso de Ana María Matute al recibir el premio Cervantes

El discurso de Matute se puede leer completo en este enlace. Algunas de sus perlas: "Debo confesarles que preferiría escribir tres novelas seguidas y venticinco cuentos, sin respiro, a tener que pronunciar un discurso, por modesto que éste sea. Y no es que menosprecie los discursos: solo los temo". "Si tropiezan con una de mis criaturas, creánselas: me la he inventado".

miércoles, 27 de abril de 2011

Poema de Noemí Trujillo


Mi trabajo consiste
en asesinar la luna,
por eso me pagan.
Hago pentagramas
con expedientes
amarillos
y pompas
de jabón.
La administración pública
está llena de silencios
que entierro en mis pies
y a veces
(sin querer)
me traigo a casa.
Me he sentado
en el despacho vacío
y querría crear
algo más
que decretos
y metáforas.
Ahora cocino mi piel
con ajitos frescos,
a nadie le importa
lo que llevo dentro.
Levanto las cejas
y a veces sueño.
No tengo dibujos
ni apellido
ni dinero.
Tengo una cuerda floja
donde mezclo mis besos.

Noemí Trujillo Giacomelli,
V Certamen de Poesía ANTONIA PÉREZ ALEGRE
FUNDACIÓN ESPEJO 2010

lunes, 11 de abril de 2011

MENOS ES MÁS


Menos es más es (Lumen, 2009) el título del libro de Nicolás Ridoux en el que se nos introduce en la filosofía del decrecimiento. No es un crecimiento negativo, como pudiéramos pensar, tampoco una invitación  a ponerlo todo patas arriba ni a darle la vuelta al mundo. No es un canto a la recesión o a la depresión.
El decrecimiento nos convoca a deshabituarnos de la adicción al crecimiento, a una cierta desconexión de la ideología productivista y a volcarnos más en el progreso humano y social, porque en un mundo con recursos limitados el crecimiento desaforado no puede ser infinito.
Si el crecimiento económico pretende mejorar las condiciones de vida de los desfavorecidos, sin tocar la renta de los más ricos por miedo a su reacción política, se hace necesario intervenir en ese crecimiento para redistribuir la riqueza. En ello debemos implicarnos todos y, en primer lugar, las instituciones, porque producción y progreso humano no siempre van de la mano.
El decrecimiento no es cosa solo de la economía. Se trata de devolver el protagonismo a la persona, procurar que las relaciones humanas sean más fluidas y encontrar en esa forma de desenvolvernos el equilibrio y el goce por las pequeñas cosas, los momentos con los amigos, con la familia, nuestros gustos y hobbies. Un desafío que pretende sustituir el consumo por el consumo por la estimulante tarea de acercarnos a los otros. Suplir el goce por la compra por el de los instantes felices de unas risas o incluso unos llantos con los demás.
Escrito para La voz de Castelldefels.

martes, 22 de marzo de 2011

EL CRACK DE 2009.

EL CRACK DE 2009 (Enlace al blog del libro).

Hoy, por desgracia, nadie cuestiona que el mundo se encuentra en una crisis financiera internacional. Bajo el nombre de la crisis se han cometido muchísimos abusos en algunas empresas que exigen demasiado a sus trabajadores sabiendo que temen ser despedidos por cualquier motivo. Este libro es una crónica de todas estas historias, historias con nombre y apellidos, historias de trabajadores y empresarios que lo perdieron todo con "El crack de 2009" al reventar la burbuja inmobiliaria. Por desgracia, el efecto ha sido tan devastador que hay historias de todo tipo.
En este libro 49 escritores de toda España han querido contar historias muy cercanas, algunas vividas en primera persona, otras dedicadas a familiares o amigos, porque todos nos hemos visto afectados por esta crisis, por este crack que ha dejado al país en la ruina, con millones de viviendas nuevas sin vender formando un paisaje fantasmagórico y tan desesperanzador como lo son nuestros bolsillos sin dinero. No sé cuándo empezaremos a recuperarnos de esta crisis, lo que sí sé es que a todos los escritores que hemos formado parte de este libro, nos ha venido bien hacer esto y contar lo que hemos contado.

Noemí Trujillo Giacomelli

lunes, 14 de marzo de 2011