martes, 10 de enero de 2017

SOCIEDAD SÓLIDA VS SOCIEDAD LÍQUIDA


Nos ha dejado Zygmunt Bauman, filósofo, sociólogo y ensayista polaco. Algunos lo conocerán desde hace mucho, otros no habrán oído hablar de él, yo reconozco que lo conocí cuando le dieron el Premio Príncipe de Asturias de comunicación y humanidades en 2010.
Me llamó la atención su teoría de la sociedad líquida o la modernidad líquida, aquella vida que se caracteriza por no mantener un rumbo determinado ya que al ser líquida no conserva la forma. Esa “fluidez” hace que nuestras vidas no sean estables, que estén sometidas a un constante vaivén. Del mismo modo, la liquidez de la sociedad se palpa en el constante cambio al que estamos sometidos y a nuestra prisa por no perder el tren de lo que acontece de nuevo, a nuestra ansia de permanecer atentos a todos los cambios continuos a los que nos vemos sometidos. Es así que, como dijo Bauman en su discurso al recoger el Premio en Asturias, “Vivir en un mundo donde la única certeza es la certeza de la incertidumbre, en el que estamos destinados a intentar, una y otra vez y siempre de forma inconclusa, comprendernos a nosotros mismos y a los demás, destinados a comunicar, con y para el otro”.
Esta vida líquida, la que impera en este momento, se ha contrapuesto a la sociedad sólida, aquella que ofrecía seguridad, valores  y contenidos y Bauman sugiere que debemos empeñarnos en caminar hacia esa otra sociedad, la que nos ofrecía referentes e ideales.
Dejo aquí una frase suya, que como tantos otros grandes pensadores, esta basada en la importancia de la educación: “Si piensas en los próximos diez años, planta un árbol. Si piensas en los próximos cien años, educa a la gente”.


Escrito para LA VOZ DE CASTELLDEFELS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por el comentario. En cuanto pueda, lo publico. Saludos. África.